La parroquia de Tapalpa

 

Esta historia nos la platicó el Sr. Francisco Rodríguez, don Chico.

La parroquia de este lugar es muy antigua: tiene más de tres siglos, como trescientos cincuenta años. Cuentan que antes, hace más de cien años, había muchos bandidos que venían a Tapalpa y hacían robadera.

En una ocasión, llegaron los bandidos con intenciones de robar la parroquia, pues había vasos de oro y muchas otras cosas de oro. Cuando los bandidos se dirigían a la parroquia, vieron arriba de ella a un hombre con capote negro que, a bala y bala y duro y duro, no los dejaba acercarse.

 

 

Se dice que entre los bandidos venía uno apodado "El Zancas", que era el que más empeño ponía en atacar. Sin embargo, resultó muerto en la balacera. Los bandidos tuvieron que retirarse con las manos vacías.

 

 

Tiempo después, los mismos bandidos contaban que aquel hombre que les tiraba y no los dejó robar era San Antonio, el santo patrón de la parroquia.

Dice la gente de Tapalpa que este hecho quedó asentado en el "libro de gobierno" del pueblo.